miércoles, 13 de abril de 2016

Cinema Paradiso. Desplazados y olvidados: "El Havre"

El pasado mes de marzo, en nuestro club de cine hablamos de El Havre. Quienes ya conozcan la filmografía de Kaurismäki, encontrarán aquí la rareza y el encanto de los personajes, el humor y el optimismo propios de este creador.

EL GUION/ LA HISTORIA

El Havre es una comedia dramática sobre la inmigración caracterizada por su síntesis narrativa y por sus pequeñas dosis de humor.

“Marcel Marx, famoso escritor bohemio, se ha exiliado voluntariamente y se ha establecido en la ciudad portuaria de Le Havre (Francia), donde vive satisfecho trabajando como limpiabotas. Tras renunciar a sus ambiciones literarias, su vida se desarrolla sin sobresaltos entre el bar de la esquina, su trabajo y su mujer Arletty; pero, cuando se cruza en su camino un niño inmigrante, tendrá que luchar contra los fríos y ciegos mecanismos del Estado, armado únicamente con su optimismo y con la incondicional solidaridad de los vecinos del barrio, para evitar que su protegido caiga en manos de la policía” (Filmaffinity)

Habrá muchos aspectos en esta historia que resulten totalmente inverosímiles para quienes no conozcan a Kaurismäki, por ejemplo el final, en el que Arletty se recupera de una enfermedad que parecía terminal; o la relación tan atípica entre Marcel y su esposa, quienes apenas hablan entre ellos… Pero es que el guion apenas tiene diálogos; es a través de las pausas, los silencios y las miradas como Kaurismäki nos transmite esta historia.

LOS PERSONAJES 
LAS INTERPRETACIONES

Son muchos los personajes: Marcel Marx, Arletty, el inspector Monet, la dueña del bar, la panadera, el frutero, el cantante little Bob, el niño inmigrante…

El francés André Wilms, con dosis de carisma, da vida a Marcel Marx.

Kati Outinen está maravillosa en el papel de Arletty, una mujer que lleva su enfermedad con entereza y en silencio para no preocupar a su marido. Destaca la expresividad de los ojos de esta actriz finlandesa.

Jean Pierre Darrousin interpreta a la perfección al inspector Monet (nombre en honor al detective de Crimen y castigo), uno de los personajes más enigmáticos y peculiares de la película. Precisamente será un aliado de Marcel y no de las fuerzas del orden como esperábamos al principio.

Todos los personajes aportan al film; pese a su hieratismo y pocas palabras, todos transmiten bondad y solidaridad como vecindario. Componen un cuadro pictórico en el que cualquier elemento nocivo queda expulsado. Curiosamente, el traicionero vecino Jean-Pierre Léaud se mueve en la sombras, nunca vemos su rostro, ni le vemos a cuerpo completo en la pantalla. Vigila en la distancia. Sólo escuchamos su voz, esa voz delatora.

LA DIRECCIÓN

Estamos ante una película de autor. El actor André Wilms se refirió en una ocasión al realizador finlandés como ‘un pesimista alegre’, ‘alguien que se encuentra cómodo en los barrios periféricos, en la ruinas de la gente sencilla’.

Carlos Boyero mencionaba lo siguiente: ‘Kaurismäki garantiza una forma autónoma de mirar la vida, un planeta emocional muy peculiar…’

LA FOTOGRAFÍA E ILUMINACIÓN

El Havre tiene una gran belleza plástica: luz tenue, atardeceres de la ciudad francesa, calles medio desiertas, imágenes de un vecindario casi imaginario. El director compone cuadros semi-pictóricos al situar la cámara ante sus personajes (primeros planos) y ante los distintos escenarios, algunos de los cuales parecen propios de una obra teatral por su austeridad y simplicidad.

CONCLUSIÓN

El Havre ha despertado distintas opiniones entre los asistentes a nuestro club de cine. A unos les han gustado las excentridades de Kaurismäki; otros no han acabo de disfrutarlas.

En resumen, Kaurismäki desafía las reglas presentando una historia poética y colorista con un guion sin apenas diálogos y unos personajes que rompen patrones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario