jueves, 15 de enero de 2015

Grandes de las letras alemanas en 'Café con libros'

El pasado trimestre, Civican acogió la XXII Semana cultural Hispano-Alemana, una celebración que incluyó diversas actividades: conferencias, narración oral, cine, música, teatro infantil y una exposición con paisajes típicos de aquellas tierras.

En este marco, la biblioteca presentó la muestra "Deutsche Literatur / Literatura alemana", un recorrido por lo más destacado de la literatura germana: nombres clásicos como Goethe junto a destacados escritores del S. XX (Herman Hesse, Heinrich Böll...) o relevantes autores contemporáneos, como Enzensberger.


Nuestros clubes de lectura también se hicieron eco de este ciclo de actividades. Así, durante el pasado trimestre, el club de lectura 'Ítaca' incluyó en su ciclo sobre la II Guerra Mundial a uno de sus más destacados autores contemporáneos: Bernhard Schlink. Y ha sido precisamente este autor, con su novela El lector, quien ha abierto el ciclo 'Grandes de las letras alemanas', del club de lectura 'Café con libros'. 

BERNHARD SCHLINK
 

Hijo del teólogo Edmund Schlink, Bernhard Schlink comenzó su carrera como escritor con una serie de novelas de corte policiaco protagonizadas por Gerhard Selb (apellido que encierra un juego de palabras -en alemán significa “yo mismo”-): La justicia de Selb, escrita en 1967 en colaboración con Walter Popp dio paso a El engaño de Selb y El fin de Selb. Fueron acogidas con gran éxito de público y galardonadas con diversos premios. 

Su siguiente obra, en 1989, fue El nudo gordiano, que obtuvo el premio ‘Glauser’. En 1995 publicó El lector, parcialmente autobiográfica, una obra que fue saludad como un gran acontecimiento literario tanto en Alemania como en sus 39 traducciones y se convirtió en un extraordinario best-seller internacional, un clásico moderno. La primera edición española apareció en el año 1997. Fue galardonada con diversos premios, como el ‘Hans Fallada’, el ‘Welt’ de literatura, el ‘Ehrengabe’ de la Sociedad Heinrich Heine, así como el ‘Grinzane Cavour’ en Italia y el ‘Laure Bataillon’ en Francia.  

Posteriormente, en 2002, publicó Amores en fuga, un conjunto de relatos con los que confirmó su extraordinario talento. Ha escrito, además, El regreso (2007), El fin de semana (2011) y, en 2012, un nuevo libro de relatos: Mentiras de verano

En 1998 fue nombrado juez en la corte constitucional del estado federal de Renania del Norte-Westfalia y, desde enero de 2006, es profesor de Historia del Derecho en la Universidad Humboldt de Berlín. 

Más sobre el autor: Blog del Club de lectura de la Biblioteca 'Salvador García Aguilar', Molina de Segura).

EL LECTOR 

Michael Berg tiene quince años. Un día, regresando a casa del colegio, empieza a encontrarse mal y una mujer acude en su ayuda. La mujer se llama Hanna y tiene treinta y seis años. Unas semanas después, el muchacho, agradecido, le lleva a su casa un ramo de flores. Éste será el principio de una relación erótica en la que, antes de amarse, ella siempre le pide a Michael que le lea en voz alta fragmentos de Schiller, Goethe, Tolstói, Dickens... El ritual se repite durante varios meses, hasta que un día Hanna desaparece sin dejar rastro. Siete años después, Michael, estudiante de Derecho, acude al juicio contra cinco mujeres acusadas de criminales de guerra nazis y de ser las responsables de la muerte de varias personas en el campo de concentración del que eran guardianas. Una de las acusadas es Hanna. Y Michael se debate entre los gratos recuerdos y la sed de justicia, trata de comprender qué llevó a Hanna a cometer esas atrocidades, trata de descubrir quién es en realidad la mujer a la que amó... Bernhard Schlink ha escrito una deslumbrante novela sobre el amor, el horro y la piedad; sobre las heridas abiertas de la historia; sobre una generación de alemanes perseguida por un pasado que no vivieron directamente, pero cuyas sombras se ciernen sobre ellos.   

VALORACIÓN DEL 'CAFÉ CON LIBROS' 

La valoración literaria realizada en nuestra tertulia fue unánime: estábamos ante un libro ameno, con un lenguaje sencillo y directo, escrito con naturalidad, pero muy profundo, lleno de claroscuros y con un complejo tratamiento de personajes. Una obra que abre numerosos interrogantes, suscita reflexiones y que, en definitiva, deja poso en el lector. 

La obra está estructurada en tres partes: 

I- El idilio mantenido entre Michael y Hanna. Un texto de tono sentimental. 

II- El juicio por crímenes de guerra contra Hanna y el resto de las carceleras, siete años después. Un estilo más frío y sobrio, meramente descriptivo. 

III- La estancia de Hanna en la cárcel y la nueva relación por correspondencia. La escritura vuelve a ser más íntima y subjetiva, incorporando numerosas reflexiones del protagonista. 

Uno de los adjetivos que más se repitieron en el debate fue el de "perturbadora". Los comentarios insistían en que resulta inquietante e incómoda la relación entre los dos protagonistas, los dilemas morales a los que se ve sometido Michael y, por supuesto, la revisión del pasado que se lleva a cabo en el juicio. Aquí surgió el que consideramos el gran tema de la novela: la culpa. Desde su experiencia como jurista, Schlink conduce al lector al complejo mundo de la culpabilidad y a la necesidad de redimir el daño causado. Así, Michael se siente mal por haberse avergonzado de su relación con Hanna, piensa que le ha fallado y que ése ha sido el motivo de su desaparición. Posteriormente, la culpabilidad del protagonista es subsidiaria del mal hecho por ella: se siente partícipe por haber mantenido una relación con una persona implicada en las atrocidades del holocausto. Por último, Michael sufre por no haber podido ayudar a la que fue su amante. 

También Hanna, a medida que descubre nuevas perspectivas sobre lo sucedido en los campos de concentración, va sintiendo que despierta su conciencia y que se arrepiente del papel desempeñado. Por eso trata de reparar de un modo material el daño provocado.
No son los protagonistas los únicos exponentes de la culpa en esta novela. Como sucede en buena parte de la literatura alemana, hay una clara implicación de toda una generación en aquellos espantosos sucesos: Michael y sus compañeros de seminario acusan de un modo explícito a la generación de sus padres por su participación en el holocausto, bien como verdugos o como espectadores pasivos. Schlink insiste a través de su personaje en el estado de aturdimiento que provocan algunas situaciones extremas, tanto quienes las viven de un modo directo, que quedan enmudecidos por el espanto, la vergüenza o la culpabilidad, como quien las rememora o las ve desde fuera (como los compañeros de seminario de Michael). Todos pueden sufrir una especie de "anestesia moral", abrumados ante la magnitud de los hechos.

Otro aspecto que dio pie a numerosas intervenciones fue el del poder de la lectura y el lastre del analfabetismo, un tema que, del mismo modo que incorpora atractivo argumental -por su componente de misteriosa complicidad-, abrió una línea de debate en relación con el papel de la cultura en la sociedad: ¿hasta qué punto la consciencia que aporta el saber puede condicionar la responsabilidad moral de las personas? ¿Son igualmente culpables ante unos mismos hechos una persona inculta, que sólo obedece las órdenes de un superior sin cuestionarlas y otra que conoce perfectamente la repercusión social de su actuación?  ¿No somos todos, en definitiva, responsables de nuestros actos? 

Sea como fuere, hubo coincidencia en un punto: estamos atrapados por nuestro pasado y marcados por nuestras decisiones. Quizá ésta sea la idea más perturbadora y dolorosa de esta novela, pero también posiblemente la clave de su atractivo. Y es que la libertad humana está llena de aristas, cicatrices y marcas que los caminos escogidos van dejando, día a día, en nuestra vida.

VERSIÓN CINEMATOGRÁFICA 
Aunque en la sesión no se llegó a comentar la versión cinematográfica, dejamos aquí la referencia a dicha película, dirigida en 2008 por Stephen Daldry. Os animamos a comentarla en este blog.

PRÓXIMAS TERTULIAS
10 febrero. El tambor de hojalata, de Günter Grass
10 marzo. El joven Werther, de Johann Wolfganga von Goethe

- Toda la programación de tertulias de este trimestre en nuestra página web. 
  
- Guía de lectura "Deutsche Literatur / Literatura alemana" 

(Villar Arellano)

No hay comentarios:

Publicar un comentario